Tarjeta cliente:

Queremos ser tu farmacia, por eso nos renovamos para ti. Hazte nuestra tarjeta […]

Adolescencia precoz

Adolescencia precoz

Los niños empiezan a dejar de serlo durante la pubertad, un periodo vital en el que experimentan importantes cambios en su cuerpo y su psicología. Sin embargo, no todos muestran los primeros signos de esta etapa a la misma edad, lo que puede derivar en ciertas dificultades para quienes los experimentan.

Aunque, por regla general, la pubertad comienza en los niños en torno a los 12 años de edad y en las niñas hacia los 11, cada vez hay más menores que debutan en esta etapa mucho antes y cuyos cuerpos empiezan a cambiar mucho antes que los de sus compañeros. Es lo que se conoce como “pubertad precoz”, que es la que se inicia a los 8 años en las niñas y a los 9 años en los varones. Además, se da con mucha más frecuencia en el género femenino. Hay varios factores que explican que esta fase como el exceso de peso, tener bajo peso al nacer o ser adoptado.

A quienes les sobreviene la pubertad de manera precoz deben enfrentarse a los retos de la adolescencia cuando todavía son demasiado pequeños emocionalmente. Estos niños tendrán  más problemas de ansiedad, más dificultades sociales y menor rendimiento en la escuela.

Y, además de que la pubertad precoz es más frecuente en las féminas que en los niños, ellas viven peor esta condición. Las niñas suelen vivirla como un acontecimiento negativo, y de ahí el estrés que les produce; mientras que los chicos lo viven como algo positivo que refuerza su imagen personal. Las niñas se ven con más pecho y cadera que sus amigas y creen que están gordas lo que causará problemas de ansiedad, baja autoestima y dificultades con la imagen corporal.